sábado, 26 de abril de 2014

Doce maneras de enamorarse (X) - Un sueño de hombre



La espantosa música del despertador del móvil me arranca un gruñido de fastidio, y alargo la mano tratando de silenciarla cuanto antes. No calculo bien y el móvil cae al suelo con un golpe sordo. ¡Mierda! ¡Vaya manera de empezar el día!
Me incorporo y enciendo la luz, recuperando mi teléfono mientras ruego que no haya sufrido ningún daño. Por suerte ha salido ileso. Apago la alarma y suspiro, francamente cansada.
No recuerdo haberme despertado por la noche, pero he tenido sueños muy movidos. He pasado parte de la noche trabajando. Y no hay nada en el mundo que odie tanto como soñar que trabajo, porque me levanto agotada física y psicológicamente.
Cuando salgo de la ducha y entro en la cocina, me encuentro a Mauro desayunando.
—Buenos días.
—Hola —lo saludo conteniendo un bostezo—. ¿Hay café?
—Recién hecho —me contesta sonriendo—. Necesitas uno con urgencia, ¿no?
—¿Tanto se me nota?
—Pues sí, bastante.
Consigue incluso sacarme algo de conversación, que por la mañana es un logro encomiable. Normalmente soy de esas personas que necesitan cafeína y un rato largo para empezar a parecer humanos y no bestias recién salidas de su letargo invernal, cabreadas, aturdidas y muertas de hambre. Pero la verdad es que Mauro es un cielo. Es difícil ser desagradable con él.
Lleva poco más de un mes en nuestro apartamento, y aunque al principio yo era reacia a que un hombre ocupara la habitación que Miriam dejó vacía, Tamara se empeñó. Son primos segundos, y si acabé cediendo fue por eso. Me juró y perjuró que era un buen tipo y que no ocasionaría ningún problema. Y hasta el momento, así ha sido. Colabora en la limpieza como cualquiera de nosotras, mantiene sus cosas en un orden más que razonable y que yo sepa, ni siquiera ha traído ninguna chica.
...

*Esto es solo un fragmento del relato completo. "Un sueño de hombre" ha sido incluido en el libro "Doce maneras de enamorarse", publicado en Amazon y disponible para su compra AQUÍ.

19 comentarios:

  1. ¡Arggggggg! Lucía no me puedes hacer estoooo. Quiero másssssss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cat, es un relato... es breve por definición... jajaja...

      Eliminar
    2. no no noooooooooooooo me niegoooooooooooo

      Eliminar
  2. Madre mía Mauro, aparte de que me encanta ese nombre, qué amor ! Con razón Tania iba echa polvo por las mañanas y él aguantando como un campeón. Me ha gustado mucho esta historia, y este prota. Ya no sé con cual quedarme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a tener que encargar el pack de doce directamente, es cierto. Esto está complicado... jajaja...
      Gracias por tu visita!

      Eliminar
  3. Absolutamente MUERTITA!! Sí, me gusta más que las anteriores, pero es que has jugado con ventaja!!! Este Mauro, es ahora "mi prefe". No, en serio, el relato me encanta también. Muchas gracias!! Te sigo leyendo!! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María! El chico es un encanto y además muy mono, es cierto. Y el relato tiene su gracia ¿no? Ya podían pasar esas cosas normalmente... jajaja

      Eliminar
  4. un relato muy corto!!! jajs
    ya no se con cua d todos qdarme... creo q cn todos...
    genial m ha gustado mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es corto, moni penny! Al menos no más corto que los demás, pero claro, es un relato, jajaja...
      Me alegro de que te haya gustado. Un abrazo!

      Eliminar
  5. Muy chulo, entretenido, fresco y bien escrito. Me ha encantado, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  6. Me ha dejado sin respiración, Lucia. Me ha gustado mucho. Lo publiqué en g+. Voy a ver si lo publico en Relatos Eróticos. Muchas gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel! Un placer tenerte por aquí.

      Eliminar
  7. Me ha encantado. Un relato tan corto con tanta carga de erotismo. Genial

    ResponderEliminar
  8. Me has dejado muy pensativa creo que tendré que irme a compartir algún cuarto y buscarme mi propio Mauro jajajaja muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que tengas suerte, oye, ¿quién sabe? jajaja...

      Eliminar